Els Delicious ens casem!!

Fans, seguidors i simpatitzants!

Els Delicious ens casem avui!! Serem uns dies de viatge de noces a Isla Mauricio (i prometem tornar carregats de receptes mauricianes i espècies rares). Ens retrobem a la tornada!!

Fans, seguidores y simpatizantes!

Los Delicious nos casamos hoy!! Estaremos unos días de luna de miel en Isla Mauricio (y prometemos volver cargados de recetas mauricianas y especias raras). Nos reencontramos a la vuelta!

Publicat dins de General | Envia un comentari

Albóndigas con sepia al vino tinto cocinadas con Agua de Mar

Hoy os traemos un truco, un nuevo producto con muchas posibilidades y una nueva receta.

Ya os he hablado otras veces de lo que me chifla el blog de Mikel Iturriaga “El Comidista“. Pues hace unos días leí una entrada que me dejó intrigada. En ella, Mikel hablaba de un nuevo producto que había salido al mercado: Agua de Mar.  Y, a medida que iba leyendo el post, iba teniendo prácticamente las mismas reacciones que el autor explicaba que había tenido cuando oyó hablar por primera vez del asunto. ¿Agua de mar? ¿Para cocinar? ¿Pero qué invento es éste? Pues sí.

Entre el post de “El Comidista” y alguna información más que hemos ido investigando, nos hemos enterado de algunas cosas. Resulta que en los pueblos de costa muchos pescadores cocinan y conservan el pescado y el marisco en agua de mar. Se ve que hasta Ferran Adriá utilizaba agua de la calita del Bulli para cocinar según qué alimentos. Tengo que decir que aún leyendo estas cosas a mi la idea no me acababa de convencer.

Pero en casa somos de la convicción de que no puedes decir nada sobre algo que no has probado, ni bueno ni malo. Y, además, para qué negarlo, nos gusta probar cosas nuevas. Así que esta mañana hemos ido a comprar Agua de Mar. Que dices, ¿comprar? ¡pero si el agua del mar es de todos! (al menos por ahora) Sí, claro. Pero si te la venden a un precio razonable, embotelladita en un envase cómodo, tratada para que no tenga impurezas y con instrucciones de uso bien detalladitas… pues bueno, qué queréis, es más fácil todo.

 

 

Me he dado un paseo por su página web (muy currada y muy funcional) y ¡tenían una receta de albóndigas! Sabéis lo que me pirran, no lo he podido evitar. Así que hoy, Albóndigas con sepia al vino tinto cocinadas con Agua de Mar.

 

Y aquí viene el truco. Estos platos siempre quedan mejor cocinados en cazuelas de barro (este no es el truco, esperad impacientes). Cuando os compréis una nueva, hay un par de cosas que podéis hacer para que os dure más tiempo y no se agriete con facilidad. Lo primero sí lo sabía, que es que antes de utilizarla por primera vez, debéis dejarla un buen rato en remojo. La otra, es un truco de la abuela de Miquel, María. Y a las abuelas hay que creerlas en todo lo que digan. Antes de poner la cazuela en remojo, untadla bien con ajo por todas partes. Sí, a mi se me ha quedado la misma cara, pero se ve que es mano de santo.

 

Vamos a por la receta. Ya sé que tengo debilidad por las albóndigas y que es fácil que cualquier variedad me encante. Pero han quedado muy buenas, la verdad. Me imaginaba que iban a tener un sabor mucho más basto, y lo cierto es que quedan finísimas, y con un regustito a … a ver, no exactamente a mar, porque no es algo tan agresivo, pero sí de alguna manera más sutil. Es algo que se tiene que probar, creédme, vale la pena. De hecho, nos hemos propuesto intentarlo también con algún arrocito y alguna ensalada (en casa, marisco más bien poco, ¡qué se le va a hacer!).

 

 

Ingredientes:

100 gr de carne de cerdo picada

600 gr de sepia limpia

300 gr de carne de ternera picada

250 gr de tomates maduros

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 huevo

1 rebanada de pan de molde

100 gr de guisantes

2 patatas

Harina

250 ml de vino tinto

200 ml de Agua de Mar

Leche

Pimienta

 

Preparación:

En un bol, mezclamos la carne picada (de cerdo y de ternera), un diente de ajo picado, un huevo, y la rebanada de pan de molde desmenuzada y mojada en leche. Y amasamos bien con las manos hasta que todo esté bien integrado.

Hacemos bolitas con las manos y las enharinamos.

En la cazuela de barro, ponemos un chorrito de aceite y marcamos las albóndigas. Tienen que quedar bien selladas para que luego no se os rompan. Entonces las reservamos.

En una paella, sofreímos la cebolla y el otro diente de ajo, todo cortado a láminas (a fuego bajo). Mientras la cebolla se dora, limpiamos la sepia, la cortamos a cuadraditos y la hervimos 15 minutos en dos vasos de vino tinto (lo de siempre: no cocinéis con un vino que no os beberíais). Cuando la cebolla está doradita, y la sepia ha hervido un cuarto de hora, añadimos la sepia en su caldo de vino a la sartén de la cebolla. También añadimos un vaso de Agua de Mar y el tomate cortado a gajos. Y lo dejamos hacer “xup xup” quince minutos más.

Vertemos el contenido de la sartén a la cazuela de barro donde teníamos reservadas las albóndigas y lo cocinamos todo a fuego bajo durante treinta minutos más (hasta que veáis que el líquido se ha absorvido casi por completo). Id removiendo con cuidado para que no se os enganche. A media cocción es el momento de añadir los guisantes y las patatas. Las patatas tenéis que cortarlas a dados y freírlas unos minutos para sellarlas y que cuando las añadáis al mejunje no se os destrocen.

Y listo, sólo queda disfrutar del plato!!

 

 

Tiempo: 1 hora y media

Nivel: medio

Observaciones: con estas medidas coméis 3 o 4, dependiendo de si es plato único y del hambre que traigáis

Publicat dins de Platos únicos, Posts Estrella, Segundos platos | Etiquetat com a , , , , , , , , , | 2s comentaris

Tarta de Nutella y Café Starbucks

 

Sé que muchos lo estabais esperando!!

Postrecito o merienda fresco, aunque no ligero, para el verano. Chocolateando sin saturarse.

Esta receta hacía un montón de tiempo que la tenía en cola. Cuando Miquel me dijo que le apetecía pastel de chocolate, me vino como un flash. La saqué del blog Horno y Adorno, que tiene unas recetas estupendas.

Está riquísimo, pero tened en cuenta que necesitáis hacerlo el día antes de consumirlo porque necesita al menos 8 horas de nevera.

Ingredientes:

Para la base

70 gr azúcar glass

1o galletas tipo “Digestive” (yo utilicé las de chocolate con leche)

90 gr mantequilla derretida

Para la masa

40 gr de avellanas

30 gr de azúcar glass

150 gr de chocolate con leche (yo utilicé Nestlé)

5 cucharadas soperas de Nutella (o un tarrito de los de “vaso” entero)

1 chorrito de leche

250 ml de nata líquida para montar

230 gr de queso Philadelphia

Yo le añadí un par de taponcitos de esencia de vainilla

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Machacamos (con un mortero) o picamos (con picadora) las galletas hasta que queden como polvo.

Derretimos la mantequilla, vigilando que no  se queme. O en el microondas, o en una paella con el fuego bajito.

Mezclamos las galletas con la mantequilla derretida y el azúcar glas, y removemos bien con una espátula.

En un molde desmontable, echamos la mezcla. Con la ayuda de la espátula presionamos bien hasta que quede bien compacto.

Ponemos el molde en el horno unos 10 minutos.

Picamos las avellanas.

Montamos la nata con unas varillas eléctricas y reservamos.

Derretimos el chocolate al baño maría. Y hacemos lo mismo con la Nutella.

En un bol, mezclamos con unas varillas de mano el queso Philadelphia, la leche y el azúcar. Y lo batimos hasta que quede una masa esponjosa.

Añadimos el chocolate y la Nutella derretidos, la nata montada y las avellanas. Mezclamos bien con la espátula. Recordad que es mejor hacerlo con movimientos envolventes, para que la mezcla no pierda esponjosidad.

Vertemos la masa en el molde dónde teníamos la base de galleta. Lo tapamos con papel film y lo dejamos en la nevera un mínimo de 8 horas.

Tiempo: 8 horas y cuarto

Nivel: fácil

Observaciones: esta receta queda de lujo con lo que en casa llamamos Café Starbucks, y que viene siendo nuestro café de los domingos. Miquel es el especialista, os explico cómo va. En un vaso ancho, ponemos dos cubitos de hielo (de los grandes). Echamos un buen chorro de leche condensada. Cuando se enfría, añadimos el café y un chorrito de Baileys. Montamos nata y la ponemos por encima. Espolvoreamos con canela.

 

Publicat dins de Postres, Posts Estrella | Etiquetat com a , , , | Envia un comentari

Cuixa de bè al forn

 

Un plat facilíssim i deliciós. Als solters/es que vulgueu quedar bé amb un ligue, o als emparetllats/des que vulguin donar una sorpresa a la parella amb un sopar romàntic, aquest és un dels plats que millor us funcionaran.

Les tietes, Susi i Mercè, sempre que van a Berga ens baixen una cuixa de bè que és mel. Normalment la congelem i la cuinem el típic cap de setmana que no tens massa cosa a la nevera i tires de congelador. Però és facilíssima de trobar, fins i tot als súpers en solen vendre de ja congelada.

Per cert! Aquest també és un Delicious Miquel!

Ingredients:

Cuixa de bè

Ceba

Tomàquet

Poma

Patata

Vi blanc (un got)

Romaní

Sal i pebre

Preparació:

Salpebreu la carn i unteu-la amb oli. Poseu-la a una plata de forn i la coeu a 140º una hora.

Traieu la carn del forn.

Talleu els alls a làmines i poseu-les entre els plecs de la carn. Podeu aprofitar per allà on va l’òs i després fareu els talls: marqueu-los una mica i poseu-hi les làmines d’all.

Talleu les cebes a làmines i els tomàquets, les pomes i les patates a “gajos”. Feu-ne un llit a la plata del forn, envoltant la carn.

Regueu-ho tot amb vi blanc (ben bé un got sencer) i afegiu-hi el romaní.

Torneu la plata al forn uns 45 minuts a 180º. Ha de quedar ben dauradet, així que si veieu que no us n’hi ha quedat, poseu-ho al gratinador uns 10 minuts més.

Temps: 2 hores i quart

Nivell: fàcil

Observacions: compteu tres racions per cada dues cuixes

Publicat dins de Posts Estrella, Segundos platos | Etiquetat com a , , , , , , | Envia un comentari

Coulant o Muerte por Chocolate

 

Para hoy una receta facilísima, rápida, y muy muy rica.  ¡Que no os entre el pánico! A mi también me daba un nosequé preparar este dulce, pensaba que sería complicado. Pero nada de eso, en serio, es súper fácil.

Miquel hacía semanas que tenía antojo de chocolate, y yo no había probado a hacer nunca este postre. Tengo que reconocer que necesité dos horneadas para que quedasen como tienen que quedar: crujientes por fuera, esponjosos por dentro y líquidos en el centro. Pero valió la pena porque quedaron de muerte.  Y tiene mérito que lo diga porque yo no soy muy de chocolate.

 

Ahí va la receta de la Muerte por Chocolate.

Ingredientes:

  • 4 huevos medianos
  • 75 g de azúcar
  • 75 g de mantequilla
  • 125 g de chocolate para fundir (Nestlé Postres)
  • 65 g de harina
  • dos taponcitos de extracto de vainilla
  •  un par de cucharadas de cacao puro en polvo (yo utilizo Valor)

Preparación:

Batimos los huevos con el azúcar. Podéis hacerlo a mano porque no necesitamos montarlos. Añadimos el extracto de vainilla y mezclamos bien.

Ponemos la mantequilla y el chocolate en un tarro y los derretimos al baño maría. Id removiendo para que no se os queme.

Añadimos la harina y el cacao y mezclamos bien con una espátula, hasta que no queden grumos.

Rellenamos moldes de flan de usar y tirar, de aluminio (podéis encontrarlos en cualquier súper). No los rellenéis hasta arriba, sólo 3/4 partes.

Los metemos en el congelador hasta que queramos consumirlos. Esto es importante: no hagáis los coulants de antemano, esperad hasta justo antes de tener que servirlos, porque sino van a perder toda su gracia. A ver, si los queréis hacer para consumir “ya”, los tiempos de horneado van a cambiar (claro que también afecta que cada horno es un mundo). En principio, si los habéis congelado, tenéis que hornearlos a 180º (habiendo precalentado el horno) unos 10-12 minutos. Si los consumís sin congelarlos previamente, van a ser unos 8-10 minutos. A ver, don’t panic, hay un truco para saber cuándo sacarlos: cuando veáis que han subido (rebasando el molde) y se empiezan a hundir un poco por el medio soltando el chocolate líquido del interior, ¡¡ENTONCES ES EL MOMENTO!!

 

 

Tiempo: 30 minutos (más el tiempo de congelador)

Nivel: fácil

Observaciones: Con estas medidas os salen unos 9-10 coulants. Podéis servirlos con chocolate derretido por encima si queréis acabar de morir por sobredosis de chocolate. Recomiendo efusivamente que hagáis un par de pruebas previas con sólo un coulant la primera vez, para aprender los tiempos.

 

Publicat dins de Desayunos y Meriendas, Postres, Posts Estrella | Etiquetat com a , | 4s comentaris